Los jardines que rodean al Palacio de Versalles son posiblemente los más famosos del mundo. Con más de 800 hectáreas de superficie, su diseño del siglo XVII fue el más admirado y envidiado durante siglos por las monarquías de toda Europa y provocó una competida carrera para tratar de igualarlo o, al menos, para poder presumir de algo similar.

Grandes jardines comenzaron a florecer -nunca mejor dicho- por los principales países de la época y, como no podía ser de otra manera, nuestro país tampoco escapó a esta moda. Gracias a ello, aunque el clima local no ayuda demasiado a este tipo de jardines, hoy disfrutamos de estos cinco bellos ejemplos de jardines barrocos que podemos visitar en España.  

1La Granja de San Ildefonso

La Granja de San Ildefonso
La Granja de San Ildefonso – Foto de Patrimonio Nacional

El mejor ejemplo es, por supuesto, el magnífico conjunto de jardines que rodean al Palacio Real de la Granja de San Ildefonso. No es casualidad que sean popularmente conocidos como el Versalles español porque su diseño del siglo XVIII, obra del jardinero francés René Carlier, inspiró claramente a estos jardines. Están ubicados en la parte norte de la sierra de Guadarrama, a unos pocos kilómetros de Segovia y a una hora de Madrid, convirtiéndose en una de las mejores excursiones desde la capital.

Suman una extensión de 146 hectáreas y se extienden por la colina que desciende desde el palacio, lo que favorece una fantástica panorámica de estos. Esta pendiente natural también es clave para conseguir la circulación de agua hacia sus famosas fuentes y una presión muy fuerte que consigue que los chorros de alguna de las fuentes alcancen hasta los cuarenta metros de altura, algo nunca visto en su época.

Y es que el conjunto de fuentes de La Granja es uno de los más impresionantes del mundo y una visita imprescindible en nuestro país. Un gran estanque, conocido como El Mar, y otros ocho depósitos son los encargados de llevar el agua hasta las 21 fuentes que se reparten por estos jardines. Inspiradas por la mitología clásica, incluyen en la mayoría de los casos esculturas de deidades, leyendas o alegorías.

Si se activasen todas a la vez, consumirían un total de 9.000 metros cúbicos de agua por hora o, lo que es lo mismo, toda el agua que consume la ciudad de Segovia en ese tiempo. Por este motivo, solamente se activan de forma puntual en temporada estival y tres días especiales del año: el día de San Fernando (30 de mayo), el día de Santiago (25 de julio) y el día de San Luis (25 de agosto). Si tienes pensado visitarlos es recomendable que consultes los horarios en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here